El fallecimiento de Miguel Ángel Jiménez, exmarido de Raquel Revuelta y padre de sus tres hijos, fue un golpe durísimo para toda la familia. Golpe duro e inesperado, ya que Jiménez era un hombre joven y sano que, además, llevaba una vida saludable, aunque tenía una dolencia en el corazón por la que tuvo que ser operado. Tristemente, unas complicaciones surgidas de esta intervención quirúrgica acabaron con su vida, llenando de desolación a toda su familia, en especial, a sus tres hijos.

Raquel Revuelta, pese a llevar once años separada de Miguel Ángel Jiménez, sintió muchísimo su pérdida y estuvo en todo momento apoyando a sus hijos, rotos de dolor por la muerte de su padre.

Artículo relacionado

Poco a poco, Raquel va superando este duro golpe y ayer pudimos verla, ya con una tímida sonrisa –la vida sigue, a pesar de todo– en la entrega de las Medallas de Andalucía que tuvieron lugar en el Teatro de la Maestranza de Sevilla, acto al que asistió acompañada de su pareja, Luis García Bahamonde.

La exmiss y exmodelo y actual empresaria lució un vestido negro, con detalles en blanco en la cintura y en la falda. Llevaba una gabardina en la mano, porque el sol que lucía en Sevilla hacía innecesario llevarla puesta.

Raquel ha sido el gran apoyo de sus hijos, Claudia, Miguel Ángel y Nicolás, a quienes jamás se les pasó por la cabeza que su padre pudiera morir con tan solo 55 años, pero la empresaria ya volvió al trabajo esta semana, pues estuvo grabando un programa en Canal Sur Televisión.

Raquel Revuelta
Gtres