Raquel Bollo está aprovechando a tope sus días de vacaciones en la isla Pitiusa. Comparte descanso con su hijo Manuel Cortés y su buen amigo Rafa Mora con el que se subió a una moto acuática e intercambió confidencias en la tumbona. Raquel, con una figura muy cuidada, estuvo atenta y amable en todo momento con los fans que se acercaban a saludarla.