El domingo 19, Santi Millán veía con enorme sorpresa cómo su nombre se convertía en tendencia en las redes sociales después de su un vídeo suyo, de carácter privado, fuera filtrado. En el mismo, se ve al actor manteniendo relaciones sexuales con una mujer, y él lejos de quedarse callado ha querido poner el foco sobre lo que de verdad importa: el delito que comete todo aquel que lo comparte.

Artículo recomendado

El presentador Santi Millán, víctima de la filtración de un vídeo sexual

El presentador Santi Millán, víctima de la filtración de un vídeo sexual

En declaraciones exclusivas al diario ABC, Santi Millán ha dicho: “No pienso hacer ningún comentario. Yo no quiero decir cómo hay que enfocar las cosas, pero la noticia aquí es que se ha cometido un delito”, recuerda, pues, atendiendo al Código Penal, compartir vídeos o fotografías de carácter privado incurre en un delito de revelación de secretos del artículo 197.1.

El vídeo sexual de Santi Millán, que ha corrido por teléfonos y redes sociales a una velocidad de vértigo, se trata de un documento que no debe de ser compartido, puesto que se trata de contenido íntimo ajeno. La persona que lo comparta se puede enfrentar a una pena de cárcel de uno a cuatro años.

A pesar de asegurar que él “no entiende de leyes” y que prefería no comentar, tal y como ha dicho al medio arriba citado, Santi Millán sí que tiene clarísimo que se trata de un delito y prefiere dejarlo todo en manos de la justicia.