Ana Soria ha hablado. Poco, pero ha hablado. Nerviosa y tímida, se nota que no está acostumbrada a la fama, aunque quizá tenga que empezar a gestionar este tema si su relación con Enrique Ponce, que empezó hace unos seis meses, se consolide y, si es cierto lo que se comenta, acabe en boda por todo lo alto, para enorme disgusto de la siempre discreta Paloma Cuevas.

La joven almeriense salió a cenar con unas amigas y, tras la cena, respondió a las preguntas de los periodistas. Empezó diciendo: "No quiero hablar nada, ¿vale?", y de manera muy educada respondió a lo que se le planteaba.

Artículo relacionado

Unas respuestas para las que, seguramente, Enrique le ha aleccionado con buenos consejos del tipo de que se puede responder de manera educada, puesto que los periodistas están haciendo su trabajo, y al mismo tiempo no decir cosas que uno no quiere decir. Una técnica que el propio Enrique Ponce, siempre muy atento con la prensa, suele utilizar, pero que otros muchos famosos no suelen poner en práctica.

Si quieres oír las primeras palabras de Ana Soria, la joven más buscada del momento, dale al play.