Llegó, pasó por la alfombra y venció. Brad Pitt ha sido el primero en llevarse una estatuilla a casa gracias a su Oscar al mejor actor de reparto por su papel en 'Érase una vez en Hollywood'. El intérprete se hacía con su primer Oscar como actor y no tenía ninguna duda a quién dedicarlo: a sus hijos. Tras su separación de Angelina Jolie, Pitt se ha volcado en el cuidado de los pequeños, a los que dedica todo el tiempo y atención de la que dispone.

Artículo relacionado

Era una de las incógnitas de la noche. ¿Con quién iría Brad Pitt a los Oscars? El actor optaba por la explicación más sencilla: solo. Pitt aparecía en la alfombra roja sin compañía y dejando claro que se basta solo para acaparar todas las miradas -claro que, en el fondo, todos hubiésemos querido que lo hiciese del brazo de Jennifer Aniston-. El actor tenía por delante la que iba a ser una de las noches de su vida.

Pitt recogía el Oscar al mejor actor de reparto al arranque de la gala. Una estatuilla por la que apostaban todas las quinielas y que no ha deparado sorpresas. Emocionado al recoger el galardón, el actor ha querido recordar, como no, a Quentin Tarantino, director de la película, a sus compañeros nominados, y ha guardado la dedicatoria más especial para el final: “Esto es para mis hijos que motivan todo lo que hago”.

brad Pitt
Gtres