Olga Moreno trata de volver a la normalidad, tras las últimas polémicas protagonizadas por su marido, Antonio David Flores, y sus supuestas infidelidades.

La empresaria ha vuelto a la tienda de moda que regenta en Málaga, tras casi dos semanas de ausencia. Ante el jaleo mediático que rodea a su matrimonio, Olga optó por recluirse en su casa y no dejarse ver por unos días.

Artículo relacionado

Olga y Antonio David no atraviesan por su mejor momento. El propio colaborador reconoció que su relación era "distante" y es que los testimonios de las mujeres que afirman haber mantenido relaciones con el ex de Rocío Carrasco están haciendo mella en el matrimonio.

Así, Olga intenta reconducir de nuevo su vida y volver a sus rutinas habituales, entre ellas, la de ponerse de nuevo al frente de su negocio de moda, una tienda de ropa 'Olé y amén', que sirvió de sustento a la familia en todos esos años en los que Antonio David no podía trabajar en televisión o por tener sus ingresos embargados.

Olga abrió su tienda con normalidad, afirmando a los reporteros: "Os aviso, no voy a contestar nada, lo digo para que no estéis aquí esperando todo el día". A su regreso a casa, Olga volvió a toparse con los periodistas. "¿Esto es normal? Pero bueno, lo asumo", dijo, con una sonrisa.