Olivia de Havilland ha fallecido dejando a Hollywood huérfano sin otra de sus grandes leyendas, la última de su etapa más clásica y recordada. La actriz, protagonista de 'Lo que el viento se llevó', ha dado su último suspiro en París, donde residía prácticamente ajena a los medios y lejos del foco mediático desde hacía décadas.

Artículo relacionado

La intérprete, que nació el 1 de julio de 1916, celebró su 104 cumpleaños hace apenas unos días, pero tal y como ha contado su abogada a la revista 'Variety', quien ha dado la noticia, Olivia murió el pasado sábado. 'Entertainment Weekly' ha publicado que la intérprete, leyenda de Hollywood, murió mientras dormía. "Anoche, el mundo perdió a un tesoro internacional y yo he perdido a una amiga. Murió en paz en París", ha dicho Suzelle M. Smith, su abogada y también amiga.

Olivia de Havilland es uno de los rostros más aclamados de la meca del cine y su carrera ha sido galardonada y aclamada en multitud de ocasiones. Los últimos años de su vida, en cambio, mantuvo un perfil bajo. Recordada será su última participación en los Oscars, en febrero del 2003.