"Me siento a salvo de esta basura mediática"

Mila Ximénez: "Makoke se cree Penélope Cruz y Kiko Matamoros es un perdedor"

Actualizado a

1 /10

1 / 10

2 / 10

3 / 10

4 / 10

5 / 10

6 / 10

7 / 10

8 / 10

9 / 10

Ha sido maravilloso haber oído a la Sra. M. José Giesbert, alías ‘Makoke’, declarar en los juzgados que se sentía vapuleada por oír hablar de su vida privada, cuando ella JAMÁS lo había hecho, NI LO HARÍA. Cuando mi abogado, en mi defensa, aportaba portadas y declaraciones durante muchos años, y desde luego no pronunciándose en ningún término acerca de su vida profesional, me quedaba sin oxígeno. La chica del Telecupón quiere vender que es un personaje con un currículum que supera a la mismísima Penélope Cruz. Pero lo cierto es que no le habían aceptado el caché que pedía para su arrastre emocional.

Un careo de cloaca

Afortunadamente, los jueces dictan sentencia casando las pruebas con las mentiras, y me han dado la razón. Eso sí, para los Makokikos la justicia es un plató más, y solo la acatan a su favor. Si tienen alguna penalización, se la pasan por el forro de sus chalecos de marca, que ya estoy pensando que los compran en las rebajas de los ‘outlets’ de algún mercadillo solidario. He visto el enfrentamiento de Kiko Matamoros con su hijo Diego y me ha parecido el espectáculo más bochornoso desde hace muchos años. Fue un careo de cloaca. Y, desde luego, he visto y presenciado muchos careos cloaqueros. Pero como el del sábado, no puedo recordarlo. No puedo imaginarme insultando a los míos en esos términos, me hicieran lo que me hicieran. Lo más primario del ser humano es cuidar a tus crías. El que no es capaz de hacerlo es un animal depredador que es incapaz de querer a nadie. Kiko es un perdedor y un pobre hombre que lustra más sus zapatos de marca que el cuidado de sus hijos. Está atrapado en una relación que, aunque le asfixie, le sigue dando el oxígeno que no tiene para que su agresora siga respirando.

Diego, vapuleado

Sentí una pena tremenda por Diego. Pero sentí más por un Kiko vapuleando a su hijo sin piedad y refugiándose en una defensa de una mujer que le desprecia y que me confesó lo dificultoso de sus olores bucales en sus relaciones. Kiko despreció el llanto de su hijo y no valoró el desprecio de su exmujer por este niño que ha contado una vida de desconsideraciones y abandonos. Con cierta torpeza a veces, es cierto. Pero ya no ha dejado ninguna duda del sufrimiento que ha padecido.

Matamoros debería aprender de Makoke algo, que es lo mejor que tiene. Ella cuida a sus hijos con un esmero absoluto. Y no le importa arrastrar a los hijos de su pareja para proteger a los suyos, eso sí.

A salvo de la basura

Con la connivencia del padre, que es lo más triste. Ver a un Kiko disfrazado de Gucci, pasando frío por enarbolar la marca para disimular su deterioro, es lo más patético que le he visto en años. Tuve que dejar de verlo y me sentí agradecida a la vida porque mi familia esté a salvo de esta basura mediática. Kiko Matamoros está en el desierto emocional más desolador que puede estar. Y esto acaba de empezar. Los Matamoros/ Tudela no le van a pasar ni una.

¡Y él lo sabe! Por cierto. Alguien muy cercano a Julio Iglesias me ha llamado este fin de semana para decirme, con carcajadas, que a Julio le han mandado una imagen de Makoke para ver si la recordaba. Me reservo la respuesta.

Más Sobre...

Makoke Kiko Matamoros

Te recomendamos

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?