Michael Douglas ha pedido perdón a su mujer, la guapísima Catherine Zeta-Jones, que tuvo que aguantar la mayor salida de tono de su pareja cuando esta afirmó haber desarrollado cáncer en la lengua a causa del virus del papiloma humano tras haber realizado sexo oral. Todo era mentira y ella se sintió profundamente humillada.

Lo que a Douglas en 2013 le pareció la broma más hilarante de todas, a su mujer no le hizo ni puñetera gracia. Fue en una entrevista, en la que debió tener el día tonto y soltó esta perla, entre otras muchas, como que era adicto al sexo, algo que nunca le fue diagnosticado y que también ha acabado negándolo padecer esta adicción. “Es una cosa que lamento haberla dicho, y pido perdón por la vergüenza que le causé a Catherine”, ha dicho a The Guardian. Ahora el actor de ‘Instinto básico’ se retracta de todo lo dicho y quiere que quede claro que cuando él dijo estas palabras pretendía hacer “un comentario de servicio público”.  “Quería decir que el virus del Papiloma Humano se transmite por contagio sexual y que es uno de los causantes de enfermedades como el cáncer cervicouterino, de lengua y garganta”. Aclarado, entonces.

Su relación con Catherine, tras ese pequeño bache que vivieron en 2013, ha salido reforzada. La pareja se dio una segunda oportunidad el pasado año y la decisión de volver juntos parece que no pudo ser más acertada. Desde que venció la enfermedad, Michael valora cada minuto que pasa con su mujer y sus hijos y asegura sentirse como si hubiera nacido de nuevo, y volviera a ver el mundo con otros ojos.