“Manuel es el amor de mi vida”, afirma con contundencia y con total naturalidad Melyssa Pinto. Algo que nunca se atrevió a decir de Tom Brusse, con quien hasta tenía planes de boda. Romper con el marroquí en ‘La isla de las tentaciones sirvió para recordar que cualquier tiempo pasado fue mejor, al menos en cuestiones amorosas y reencontrarse con este antiguo novio con el que estuvo nada menos 6 años. Ahora lo presenta a todos en su nuevo canal para Mtmad y, además, descubre la locura que ha hecho por este morenazo.

Artículo relacionado

Desde la casa de sus padres en Oporto, Melyssa Pinto habla de su nueva vida. “Ahora estoy muy bien. Por primera vez estoy viviendo sola en un piso, porque siempre estaba con parejas, o en casa de mis padres… me daba miedo la soledad”, reconoce la de la melena a lo Rapunzel. “Me cuesta dormir sola, me da mucho miedo. Soy de las que no puede dormir si la cama no toca el suelo”. Por eso, para ella ha sido todo un paso adelante, tras romper con su ex, plantar cara a sus miedos alquilando un apartamento solo para ella. “Sigo viviendo en un pueblo de la Costa Brava, muy cerquita de la playa, a solo cinco minutos andando. Es en el mismo sitio donde vivía antes pero ahora me he buscado un piso solo para mí. Necesito el mar a mi lado, me da paz”.

Melyssa Pinto

Melyssa Pinto, desde su casa en Oporto, habla de cómo es su relación con su nuevo novio, Manuel

Mediaset

La expretendienta de MYHYV vive a caballo entre Cataluña y Oporto, donde están sus orígenes, su familia y amigos de toda la vida. También su chico. “Manuel y yo estuvimos 6 años juntos. Hace dos años y medio se acabó la relación”, desvela Melyssa Pinto, “siempre fue una relación a distancia y se acumularon los problemas de pareja; eso desgastó la relación y también hizo que se perdieran las ganas de luchar a pesar de todo a lo que habíamos hecho frente. Hace no mucho coincidimos y volvimos a sentir algo. Hemos retomado la relación pero estamos tratando de hacer bien las cosas, poquito a poco y dejando que fluya. Además creo que hemos cambiado y hemos aprendido a ser más pacientes y que haya mucha comunicación. Para nosotros lo más importante es la honestidad”, desvela, convencida de que esta es para siempre.

Artículo relacionado

Cuando nos reencontramos, me dijo que yo era su criptonita. Al regresar a España, fui a tatuarme y me hice el signo de Superman, para tener un detalle con él, hacer un acto bonito, algo que le hiciera ilusión. Él tiene pendiente tatuarse lo de la criptonita”, desvela, orgullosa de esta pequeña locura de amor que ha cometido y que sirve como prueba de lo en serio que va con él. Aunque no es la única que ha cometido, pues en su piel, fruto de los 6 años que estuvieron juntos, ella ya lucía una M, y no por Melyssa, sino por Manuel…

¿Cómo están las cosas con Tom Brusse?

Sobre la situación actual con su ex más polémico, Tom Brusse, Melyssa Pinto asegura haber pasado página por completo y que esto le ha hecho estar muy bien. “Les deseo toda la felicidad. No tengo decir si creo que lo suyo va o no va a funcionar. He llegado a un punto en el que necesito paz interior y los pensamientos negativos me afectan. Hay que perdonar a todo el mundo, no ya por esas personas, sino por nosotros mismos para descargar esa energía negativa. Que sea muy felices, que yo también lo soy”. “ Ha sido un proceso. Veo desde otra perspectiva el amor y el futuro. He cambiado. Ya no me enfoco en el futuro. Ahora quiero ser más pausada estar más en el presente”, cuenta, con una madurez y un aplomo envidiable.

“Muchos me han preguntado que por qué no había borrado las fotos de Tom de mis redes. Lo cierto es que he empezado a hacerlo cuando me lo han dicho. No creo que haya que borrar el pasado con una persona. Por eliminarlo, no lo borras de tu vida, sigue ahí. Yo lo hice cuando entendí que era parte de mi proceso, lo hice por mi bien. Pero perfectamente podría no haberlo hecho”, ha zanjado sobre uno de los temas que más le habían echado en cara tras su mediática separación. Ahora Melyssa Pinto mira la vida desde otra perspectiva mucho más ‘zen’ y adulta. Ha subido de nivel. Aunque para ello, haya tenido que viajar al subsuelo como la vimos en ‘La isla de las tentaciones’. Ahora, por fin, remonta el vuelo.