Vicky Martín Berrocal empezó el programa con mantilla como símbolo de la tristeza por la expulsión de los Chunguitos. Un momento cómico que arrancó las risas de sus compañeros, pero poco le duró esa alegría porque cuando le tocó cocinar se le complicó el plato y se llevó una gran bronca de Jordi Cruz.

Artículo relacionado

En la primera prueba, los aspirantes a chefs tuvieron que cocinar con cítricos como limequat, bergamota, kumquat y mano de Buda, entre otros con un emplatado muy especial y creativo como un abanico, una cafetera antigua, unas piezas de lego, un rastrillo o una pala. A Vicky le tocó el abanico y no este complemento no era lo único que no se podía comer de su plato, sino que no se podía hincar el diente a nada.

Jordi Cruz, Samantha y Pepe Rodríguez

"No se puede comer", reconoció la diseñadora cuando le tocó presentar su plato ante el jurado y Mario Vaquerizo, la estrella invitada de este último programa. “Está fatal”, reconoció Vicky. Y Jordi, la frenó en seco. “Cállate un momentito, déjame hablar a mí”, le dijo.

“Siempre hemos dicho que los famosos nunca recibiréis un trato singular por el mero hecho de ser celebrities. No me interesa absolutamente nada lo que me tengas que contar. No hay idea, no hay motivación ninguna en este plato.

, le dijo. Vicky era consciente que de su plato nada se podía comer a pesar de estar cubierto por chocolate: la naranja tenía piel. “Sigue así y te prometo que, como me llamo Jordi Cruz, hoy te va”, la amenazó Jordi Cruz.