La princesa Masako ha dejado a un lado su tristeza y su reclusión para acudir junto con sus suegros, el emperador de Japón Akihito y la emperatriz Michiko, a un concierto celebrado hoy domingo en el Teatro Metropolitano de Tokio.

Un concierto dominical donde el príncipe Naruhito ha vuelto a demostrar su virtuosismo a la viola junto a los estudiantes de la Universidad de Gakushuin ante la atenta mirada de sus padres y su esposa.