A principios de este año Marlène Mourreau acudía a 'Sábado Deluxe' para hablar del fantasma que convivía con ella en su casa de Madrid. Al parecer, el supuesto espíritu encendía la televisión cada día a la hora que empezaba 'El Programa de Ana Rosa'. Esta situación llevó a la vedette a asustarse y a requerir la ayuda de un profesional.

Aún preocupada por este suceso paranormal y ante el miedo de su hijo Gabriel, la vedette ha repetido una sesión de espiritismo para comprobar si su hogar está verdaderamente limpio. Tras la "limpieza" Marlène ha acabado agotada pero está feliz porque "ya no hay muerto". Al parecer se ha llegado a un acuerdo con el espíritu y aunque sigue viviendo allí "no molesta". Lejos de parecer una broma, la vedette ha explicado el verdadero motivo de esta situación paranormal.

Artículo relacionado

Según Marlène, cuando compró la casa, tuvieron que hacer una obra muy importante porque "olía a muerto". Al parecer, la antigua propietaria había fallecido dentro junto a todos sus animales y el cuerpo no se había retirado hasta cinco meses después.

Marlène Mourreau