¡Así es como una debe enfrentarse a un proceso quirúrgico! ¡Cargada de positivismo! María Teresa Campos no pierde la buena actitud ni horas antes de ser intervenida. El lunes 13, la presentadora se presentó en la Clínica de la Luz para que le quitaran la vesícula, una operación fácil y corta, pero que requiere anestesia general, y precisamente esto era lo que más miedo le daba a la malegueña. Por suerte, tal y como ha explicado su hija Terelu, todo salió de maravilla.