Viéndola parecía que no podía ser más feliz. Este verano estaba siendo el mejor de su vida: la boda de su hija Carmen (47), Terelu (49) enamorada de José Valenciano, y especialmente ella, María Teresa (73), ilusionada como hacía tiempo que no se la veía gracias a su relación con el humorista Bigote Arrocet (64).

 

Pero la vida de María Teresa Campos (73) ha dado un giro inesperado: su hermana menor, Araceli (59), se enfrenta a un cáncer de pecho, el mismo que en 2012 afectó a Terelu. Durante el verano la presentadora ha sido ajena a la enfermedad de su hermana, porque sus hijas decidideron ocultarle su problema de salud hasta hace unos días. 

 

Carmen y Terelu deseaban que su madre disfrutara de su felicidad con Bigote. Sin embargo, al volver a Madrid, finalizadas sus vacaciones, se lo comunicaron.

 

El texto completo, esta semana en la revista Lecturas.