Esta mañana, después de que el viernes pasara por quirófano para ponerse una prótesis de cadera, Manuel Díaz ‘El Cordobés' ha sido dado de alta. A su salida del hospital le acomapañaba su mujer, Virgina Troconis, que ha estado con él estos tres días de post-operatorio.

Artículo relacionado

Con el doctor Cansino duele más sacarse una muela que ponerse una cadera”, decía, muy bromista a su salida del centro médico. El torero vuelve a confiar en su traumatólogo de confianza después de haberse operado solo unos meses atrás de la otra cadera. Este 2018 ha sido su ‘puesta apunto’, después de arrastrar dolores y molestias. Los médicos le recomendaron que hiciera hueco en su agenda para operase cuanto antes y este año fue la ocasión perfecta. “Soy un luchador y esto está ya superado”, decía con mucho ánimo, caminando con muletas a los reporteros que esperaban su salida. Ahora le queda por delante una recuperación que, dada su edad y su buena salud, no debería ser lenta. Además, él tiene una estupenda forma física y mucha determinación, que serán de gran ayuda para volver a caminar sin ayuda externa.

El sábado tuvo la visita de su hija Alba Díaz y de numerosos amigos. Le sacaron buenas risas al hospitalizado haciéndole su estancia en el centro algo más llevadera. El diestro, a su salida, ha reconocido que toda su familia se ha interesado por él y su salud, salvo la excepción que todos sabemos: su padre, Manuel Benítez, tampoco le ha escrito ni ha preguntado por él.

Manuel Díaz, ‘El Cordobés’, todo buen humor tras recibir el alta de su operación de cadera