Luis Medina está en el punto de mira después de ser imputado por cobrar presuntamente un millón de euros en comisiones en el peor momento de la pandemia. El hijo de Naty Abascal ha puesto tierra de por medio aprovechando las vacaciones de Semana Santa justo en el mismo momento en el que ha salido a la luz que el juez no ha podido embargarle nada por tener menos de 250 euros en su cuenta bancaria.

Artículo recomendado

El escándalo familiar de Naty Abascal

El escándalo familiar de Naty Abascal

Adolfo Carretero, titular del Juzgado de Instrucción Número 47 de Madrid, está buscando de un nuevo mecanismo para poder embargar de forma preventiva los bienes al marqués de Villalba después de constatar que Luis Medina "solo tiene saldo positivo en una de ellas por valor de 247,26 euros", una realidad muy controvertida que no ha pasado desapercibida para nadie.

La cosa no se ha quedado ahí... Tal y como publica El Mundo según la querella de la Fiscalía Anticorrupción, Luis Medina no tiene a su disposición el millón de euros que cobró por en comisiones con la compra-venta de mascarillas. Al parecer, compró bonos por 200.000 euros, aunque ninguno figura a su nombre en la actualidad. Lo que sí se le habría confiscado es el yate por valor de 325.000 euros.

Será el próximo 25 de abril cuando Luis Medina y su por entonces socio Alberto Luceño den la cara en los juzgados. Una cita ante el juez que les investiga por delitos de estafa agravada, falsedad documental y blanqueo de capitales.