Su avanzadísimo estado de gestación no impide a Lourdes Montes proseguir con todos sus planes. Y mucho menos cuando estos implican ir de concierto y arropar a un buen amigo como es José Manuel Soto. Anoche, la diseñadora y su marido, Fran Rivera, disfrutaron de una noche de música cuando la ola de calor daba una tregua a Sevilla.

A Lourdes le queda solo un mes para salir de cuentas, aunque los embarazos no son una ciencia exacta. Les queda por tanto al matrimonio unos días en los que estarán con los nervios a flor de piel, pues en cualquier momento, Carmen puede decidirse a venir al mundo. Sí, porque la pequeña ya tiene nombre. Llevará el mismo que su abuela paterna, Carmen, Carmina, así que Lola ha quedado descartado. Quizás para la próxima.

Al ansiedad típica de estas últimas semanas se le sumará la que puede provocar el oficio de Fran. Con su vuelta a los ruedos, los meses de verano los tiene repletos de corridas. Pero Rivera lo tiene claro, en el momento en el que Lourdes rompa aguas, él volará para estar al lado de su pareja. Quiere vivirlo con ella y no soportaría perderse el parto, al que asistirá sin soltarle la mano.

lourdes montes