Fran Rivera y Lourdes Montes, que regresaron hace apenas unos días de su luna de miel por Laos, ya han vuelto a su vida cotidiana.

Mientras Fran se enfrenta a los micrófonos de los reporteros que quieren saber si es cierto que, tal como aseguró en televisión su hermano Kiko Rivera, no le invitó a su boda (que no deja de generar polémica) Lourdes, algo más tranquila, visita algunas tiendas de muebles sevillanas donde redecora su nueva vida de casada.