Cualquiera podría pensar que Iker Casillas lo tiene todo: una familia preciosa, es guapo, rico, ha triunfado en su profesión... parece que todo se le da bien pero no ha sido así siempre. Y lo mejor de todo es que él es consciente de ello. De hecho ha querido compartir las fotos de su primera sesión como modelo... y son un cuadro.

Artículo relacionado

Pero él lo sabe y es que Iker siempre ha sido muy humilde. Esa sesión, allá por el año 2000, cuando solo tenía 18 añitos, fue la primera que se puso delante de una cámara y se nota que le faltaban tablas. "Hace mucho, mucho pero que mucho tiempo hubo un día que posé de esta manera para realizar mi primera sesión de fotos fuera del mundo del fútbol. Corría el mes de febrero del año 2000. Os hace daño a la vista o por el contrario os agrada?", decía junto a la imagen.