La princesa de Asturias ha acaparado las miradas de los asistentes a la investidura del rey Guillermo Alejandro de Holanda y la reina Máxima de Holanda.

El príncipe Felipe lucía la orden de Orange sobre su uniforme de gala.