Pocos días después de su llegada al trono, los reyes Felipe y Matilde de los belgas se han tomado unas vacaciones en compañía de sus hijos. Para ello han elegido la isla francesa de Yeu, que han recorrido en bicicleta para un espléndido posado en plena naturaleza de su primer verano como reyes. Y el primer verano de la princesa Isabel como heredera.