La infanta Cristina ha llegado a primera hora de la tarde a Madrid procedente de Ginebra, desde donde ha volado en solitario para interesarse por el estado de su padre tras la operación a la que se sometió anoche.

La infanta, que ha llegado en un coche conducido por Carlos García-Revenga, ha visitado a su padre en la clínica Quirón poco después de que Felipe y Letizia hubieran abandonado el hospital.