“Dirigir ’50 Sombras de Grey’ ha sido una aventura intensa e increíble por la que estoy tremendamente agradecida”, así arranca la despedida que Sam Taylor-Johnson, directora del film protagonizado por Dakota Johnson y Jamie Dornan, ha realizado para todos los fans de la franquicia. “Le agradezco a Universal que lo hayan hecho posible. He forjado relaciones íntimas y duraderas con todo el equipo, actores, productores, técnicos, y especialmente con Dakota y Jamie. Aunque no volveré para rodar las secuelas, no le puedo desear otra cosa más que éxito a quien sea que vaya a enfrentar al excitante desafío que supone dirigir la segunda y tercera películas”.

Al grano, sin concesiones a la hora de explicar por qué se apea del proyecto, pero quedando bien con todos sus compañeros. Así ha sido la despedida pública que la fotógrafa y realizadora ha hecho a través de US Magazine. Los rumores acerca de su salida de la saga señalan a E.L James como principal responsable. Las relaciones entra la escritora del best-seller y ella no habrían sido todo lo buenas que debieran haber sido. “No voy a mentir. Está claro que peleamos, pero fueron enfrentamientos creativos y tratamos de resolverlos. (…) Había que encontrar un punto intermedio entre satisfacer su visión de lo que había escrito y mi necesidad de verlo visualizado en la pantalla. Pero al final lo conseguimos”, contó a la revista Porter.

Parece que ’50 Sombras de Grey’ no termina de librarse de su fama de película ‘maldita’. Si el primer Christian Grey, Charlie Hunnam, dejó tirado al equipo a pocas semanas de comenzar el rodaje, ahora es la directora la que abandona el barco. ¿A quién le encargarán la filmación de las dos secuelas?

Por CONCHI ÁLVAREZ DE CIENFUEGOS