Jaime Ferre ha dado un buen susto a todos este domingo durante la final de 'La Casa Fuerte'. El exsuperviviente estaba en pleno juego junto a su novia Cristina cuando se ha sentido indispuesto. "No puedo, no puedo", empezaba diciendo.

Artículo relacionado

Pero la cosa no quedo ahí. Ferre y Cristina, muy competitivos, han querido seguir jugando y nadando en la piscina mientras transportaban unas piedras muy pesadas cuando el de Lepe ha vuelto a venirse abajo encontrándose realmente mal. Ferre no podía más, se sentía mareado e indispuesto, y se ha desvanecido junto al filo de la piscina.

Ferre

Núria Marín ha dado por finalizado el juego por unos minutos y ha pedido que los médicos atendieran a Ferre rápidamente, que ha dado un buen susto a todos y muy especialmente a su novia. Tras su vahído la conexión se ha cortado.

Ferre y Cristina, que han salido airosos en la junta de convivencia, han conseguido llegar hasta las tres últimas parejas del concurso y no estaban dispuestas a dejarse vencer.

Ferre

Que sus rivales -Oriana Marzoli e Iván González y Yola Berrocal y Leticia Sabater- sean dos parejas muy fuertes en pruebas han hecho que el andaluz haya hecho un verdaderos sobreesfuerzo y las cosas no hayan acabado nada bien.

A la vuelta de la conexión, el propio Ferre ha reaparecido, más recuperado pero preocupado: "Me han tenido que poner oxígeno 20 minutos, no sé qué me ha pasado".