Tras unos días en París como invitada a varios desfiles de la Semana de Moda, Kim Kardashian estaba deseando llegar a casa para estar con su pequeña North -Nori, en la intimidad- y poder despertar a su lado.

Hoy mismo, Kim ha publicado una foto de la pequeña, que apenas tiene 4 meses, envuelta como una crisálida que estuviera a punto de convertirse en mariposa. Ideal.