Irene Rosales y Kiko Rivera están aprovechando el verano al máximo a pesar de los problemas económicos que el propio dj ha confesado. La pareja ha viajado a diferentes lugares de playa como Canarias o Huelva para exprimir todo lo que pueden los días de sol. En la mayoría de ocasiones han viajado junto a sus hijas y también han tenido unos días para disfrutar del hijo que el hijo de Isabel Pantoja tiene en común con Jessica Bueno. Pero pese a la compañía de los pequeños, el DJ y la colaboradora también sacan tiempo para disfrutar el uno del otro. Durante su estancia en Matalascañas, donde la pareja se aloja en una villa privada frente al mar, Irene y Kiko han protagonizado un momento de lo más romántico.

Artículo relacionado

En una de las piscinas del lugar en el que están pasando estos días, el matrimonio no ha dejado de intercambiarse miradas de lo más románticas y de abrazarse, gestos con los que demuestran que su relación está en uno de los mejores momentos. Risas, fotos y conversaciones son algunas de las cosas de las que Kiko e Irene han llevado a cabo durante su baño en la piscina. Y una vez más hemos podido comprobar que Irene está estupenda, tal y como vimos en el espectacular posado en bikini que compartió hace unos días desde este mismo lugar.

Kiko Irene

Sin duda este será un verano que quedará para el recuerdo, y más teniendo en cuenta los últimos meses, donde se han enfrentado a momentos de lo más duros. Al confinamiento que pasaron en su casa de Sevilla junto a sus hijas Ana y Carlota, hay que sumar el fallecimiento de la madre de Irene Rosales a principios de año, algo por lo que todavía la modelo lo sigue pasando mal. Una situación de la que juntos y con momentos como este que están pasando en Matalascañas consiguen reponerse.

Kiko Irene