La semana no ha empezado bien para Jordi Alba. El futbolista se llevó un gran susto al enterarse de que en la noche del lunes entraron a robar a su casa y que, además, su pareja, Romarey Ventura, y su hijo de nueve meses estaban dentro. El jugador del F.C. Barcelona no se encontraba en España cuando se produjeron los hechos. Jordi estaba en Milán, donde iba a jugar un partido contra el Inter.

Artículo relacionado

Tal y como informa La Vanguardia, varios ladrones entraron en la vivienda que el futbolista tiene en el barrio de La Bonanova, en Barcelona. Lo hicieron forzando la persiana de una ventana que da al jardín de la casa. Según los Mossos d’Escuadra, los ladrones escalaron hasta la primera planta.

La familia de Jordi Alba se encontraba en la planta baja de la vivienda cuando se produjeron los hechos. Se desconoce si los asaltantes, que revolvieron algunas habitaciones e incluso forzaron una caja fuerte, llegaron a sustraer algo.

Afortunadamente no hubo violencia en el asalto a la vivienda. El vigilante de seguridad de la casa del futbolista dijo no haber visto nada. Lo único que levantó su sospecha fue un vehículo estacionado que se fue velozmente. Los Mossos investigan lo sucedido y Jordi Alba, que ya está de vuelta, respira tranquilo porque su pareja y su bebé de nueve meses se encuentran bien.