Miguel  ha sido su compañero y su gran amor, pero afortunadamente mi madre es una persona muy fuerte”, explicaba hace unas semanas Tamara Falcó, la hija que Isabel Preysler (63) tuvo con el marqués de Griñón y que esta misma semana cumple 33 años. Esa fortaleza la ayudaba el pasado sábado a acudir al concierto que su hijo Enrique Iglesias (39) ofrecía en Madrid.

 

Comedida, intentando reír aunque a veces solo pudiera esbozar una levísima sonrisa, Isabel llegó al Palacio de los Deportes con sus hijas Tamara y Ana (25) y con dos de sus mejores amigas: la peletera Elena Benarroch y Nuria González, la mujer del empresario Fernando Fernández Tapias.

 

Rodeada de miles de personas, cariñosa con quienes se le acercaban y cercana como nunca, Isabel parecía, a veces, ausente. Todavía pesa el recuerdo de Miguel Boyer, del que se despidió para siempre el 29 de septiembre.

 

Lee el texto completo esta semana en la revista Lecturas.