Después de recuperar el beso que lo cambió todo en su vida, el que un día, hace seis años, le dio Kiko Rivera, Irene Rosales ha vuelto a compartir un recuerdo inédito de su pasado. La colaboradora televisiva ha rebuscado en el álbum de fotos y ha encontrado una sorprendente instantánea que le ha traído muy buenas sensaciones a su memoria. Sin dudarlo ni un momento, la ha compartido a través de unos 'stories'. En la imagen, Irene sonríe desde el pasado, relajada y feliz. Una Irene que todavía no era consciente del giro de 180 grados que le depararía la vida, y que todavía no llegaba a vislumbrar la felicidad infinita que experimentaría con el nacimiento de sus hijas, pero tampoco el dolor insondable de la reciente pérdida de su madre.

Artículo relacionado

Mucho antes de convertirse en un relevante personaje mediático, Irene Rosales era una chica normal que hacía frente a sus gastos sirviendo copas, una experiencia del pasado del que sigue guardando en su corazón las risas, las confidencias, las anécdotas y las personas que se cruzaron en su vida. "Sí, yo también he trabajado poniendo copas, me lo he pasado pipa y he conocido gente maravillosa", ha comentado en redes. ¡Dale al PLAY y descubre todo lo que ha cambiado la nuera de Isabel Pantoja!