No están siendo unas semanas fáciles para Irene Rosales. A las controversias que salpican a su marido Kiko Rivera, este sábado se le ha sumado una situación desagradable en el trabajo. La colaboradora de 'Viva la vida' no lo dudó ni un momento para defender a sus cuñados, Eva González y Cayetano Rivera, durante el esperado testimonio de Karelys Rodríguez.Cada vez que alguna situación le deja mal sabor de boca no puede evitar pensar en su madre, a quien sigue echando muchísimo de menos, como ha demostrado en una de sus últimas publicaciones en redes sociales.

Artículo relacionado

A Irene Rosales le ha dolido doblemente la entrevista de su nueva compañera de programa, que ya contó en exclusiva para Lecturas que había mantenido "una relación intermitente hasta el año pasado con Cayetano Rivera". La nuera de Isabel Pantoja mostraba la manera en que las palabras de Karelys la contrariaban, no solo por la cercanía con los aludidos, sino también por haber estado hace tiempo en 'los zapatos' de la ex Miss España. Si bien ni la presentadora de 'La Voz Kids' y el diestro no se han pronunciado sobre esta incómoda cuestión, Irene estallaba: "Aparte de que seamos familia, he estado en ese pellejo y me duele".

Definitivamente, Irene no vivió su mejor tarde, y todas las preocupaciones han acabado convergiendo amenazando con llevarla al límite. La tertuliana encontraba un gran apoyo en su madre, hasta que falleció el pasado febrero a los 58 años. En estos momentos, con su padre muy delicado de salud, es cuando más echa de menos sus palabras, su consejo, sus abrazos y esa mano en el hombro que le daba seguridad y ánimo.

Artículo relacionado

Justo cuando se cumplen siete meses desde que tuviera que decirle adiós de manera prematura, Irene le ha dedicado un sentido recuerdo a través de sus stories. "Me haces tanta falta. Te quiero. 💫", ha publicado.

Recientemente, su marido, Kiko Rivera, aireaba en redes sociales sus preocupantes problemas económicos, sobre los que ella tuvo que salir al paso. “No sé por qué Kiko habla de esas cosas tan privadas, de lo que gana o no gana, de lo que cobra... él se piensa que habla con dos personas y no se da cuenta de que lo lee mucha gente. Me senté con Kiko y le expliqué que, vale, él cobra 700 euros, pero yo, por suerte, tengo mis cosas de publicidad con redes sociales. No me da para tener un colchón de dinero, comprarme una casa o un coche, pero sí para mis cosas, mis necesidades y para vivir este mes y los dos siguientes”, afirmó Rosales en aquel momento. En las últimas horas, ha salido a la luz su monumental enfado con un fan que advirtió que usaba plataformas de descarga legal.

A pesar de que el matrimonio cuentan con la ayuda y el cariño de Isabel Pantoja, en esta fecha tan difícil, Irene Rosales no puede evitar echar de menos a quien la enseñó a tirar del carro cuando se presentan obstáculos.

Irene Rosales