Los primeros días de Irene Rosales fuera de la casa de ‘GH DÚO’ no han sido tranquilos, precisamente. La exconcursante ha tenido la oportunidad de viajar hasta Sevilla para reencontrarse con su familia y, sobre todo, con sus hijas. Pero también ha visto como se le presentaban tragos menos agradables a los que debía hacer frente. La mujer de Kiko Rivera también ha tenido que acudir hasta los juzgados para verse las caras con Las Mellis. Un trance nada agradable que Irene ha tenido que asumir sin el apoyo físico del hijo de Isabel Pantoja.

Irene se personaba como testigo de Kiko Rivera, todavía encerrado en la casa de Guadalix, en el juicio que enfrenta al DJ con la pareja de hermanas. Rivera interpuso una demanda a las cantantes por lesión a su honor después de que Bibi asegurase en un plató que el hoy concursante de 'GH DÚO' se le había insinuado. ¿Cómo ha reaccionado Irene? ¿Qué ha dicho en el juzgado? ¿Ha salido con buena sensación? Todas las respuestas, en el vídeo.

Artículo relacionado