Las Kardashian están de moda. Su irrupción en el universo mediático ha supuesto una revolución en los cánones estéticos imperantes y ha ayudado a difundir el mensaje 'body positive' que exalta la diversidad de cuerpos. Porque todos tenemos que amar el hogar que vamos a habitar durante toda nuestra vida y la familia más famosa del mundo, con Kim Kardashian a la cabeza, lo llevan grabado a fuego. Exhiben con orgullo su cuerpo y potencian la singularidad de las partes de su anatomía que más les gustan y que, precisamente, chocan con el canon de belleza actual. Una actitud que, por otra parte, no puede ser más sexy.

Artículo relacionado

Casualmente, Kendall Jenner es noticia por una parte de su anatomía. La reputada modelo de 22 años posee una particularidad concretísima que es la envidia de las millenials norteamericanas. Ni son los labios ni es el trasero ni su mirada felina, sino sus pezones. Es tanta la fiebre que han desatado que se ha convertido en una de las operaciones de cirugía plástica más demandadas en Estados Unidos. Según publica New York Post, las visitas al quirófano por motivos estéticos se han disparado un 20%, sobre todo entre jóvenes que buscan que sus pechos se parezcan a los de la pequeña de las Kardashian.

La intervención consiste en inyectar bótox en la zona, aunque no es un proceso nada barato, pues ronda los 770 euros.

Kendall Jenner