¡Qué difícil es encontrar referentes! Hay que reconocer que la sociedad ha evolucionado mucho, que cada vez es más fácil superar los obstáculos, pero, con todo, todavía nos queda un largo camino por recorrer. Ahí es donde ejercer un papel fundamental casos como el del hijo de Brad Pitt y Angelina Jolie. Un espejo donde muchos menores transexuales -y sus padres- pueden mirarse a la hora de actuar, comprender y apoyar.

Artículo relacionado

Desde su nacimiento, Shiloh ha contado con el soporte incondicional de sus padres. Ya desde pequeño dejó claro que no se sentía cómodo en el cuerpo que le había tocado y que prefería vestir como un chico. Se cortó el pelo y comenzó a acompañar a sus padres a las alfombras rojas con traje. Y allí estuvieron siempre Angelina y Brad, dispuestos a darle todo el cariño y comprensión que necesitaba, y también a dar la cara por él ante las preguntas de los medios.

Fue el propio Brad quién contó que no quería que le llamasen Shiloh, sino John o Peter. Ahora, con once años, ha iniciado el tratamiento para la reasignación de sexo. De entrada, ha comenzado a tomar hormonas para bloquear los efectos físicos de la pubertad y facilitar, así, el futuro cambio. Brad y Angelina deberán dejar de lado sus diferencias tras el divorcio para encargarse de todas las decisiones que necesita su numerosa familia, empezando, claro, por esta.