Vuelve al ‘Deluxe’ Kiko Rivera y hay gente que se echa las manos a la cabeza porque no entiende que un hijo pueda poner pingando a una madre. Esto debe ser una cualidad española muy arraigada: la de soportar que tus padres te hagan la vida imposible, pero en silencio, porque para eso son tus padres. ¡Menuda estupidez! No hablo de la Pantoja porque no ha sido mi madre, pero hay madres que no merecen que sus hijos las miren a la cara. Por malas y por egoístas. Y también hay hijos que merecerían que sus padres los pusieran de patitas en la calle con un billete de ida hacia la nada.

Artículo relacionado

Esta manía de tener que querer por obligación a la familia de sangre llena las consultas de los psicólogos. No digo yo que ser padre, madre o hijo sea fácil, pero es que hay gente que le pone muy poco entusiasmo a la tarea. Y no entiendo por qué hay que quererla o respetarla, lo siento. Mejor hacerla desaparecer de nuestras vidas y, si toca mucho las narices, pregonar sus maldades para poder evitarlas si te las encuentras en el camino.