El miércoles arrancó la nueva edición de reality de los VIP de Telecinco y 24 horas después Mila Ximénez ya se ha venido abajo. La colaboradora de ‘Sálvame’ no cree que ‘GH VIP 7’ sea un sitio y se ha venido abajo. En una conversación con Jorge Javier Vázquez no ha podido reprimir las lágrimas.

Artículo relacionado

Empezó con mal pie y ya el miércoles tuvo dificultades para entrar en la casa. Se negó a entrar por la gatera reptando y pensó en marcharse, pero finalmente entró por la puerta. Sin embargo, el segundo día no ha sido más sencillo. “Ha habido un momento en el que me quería escapar. He tenido muchos sobresaltos”, ha reconocido Mila.

“No tengo nada que ver con esta gente”, dijo en uno de los vídeos. “Tengo pocas cosas en común con los compañeros”, le reconoció a Jorge Javier Vázquez. Después, de todos los concursantes, ‘salvó’, a Dinio y a Antonio David, con quien sí tiene más afinidad.

“Quiero adaptarme, pero hay momentos en los que inevitablemente me pregunto qué hago aquí. No encajo”, contaba. Es consciente de que está pasando por un proceso de adaptación, pero lo mira por el lado positivo. “Está siendo más fácil de lo que pensaba. Esta mañana hemos hecho un aperitivo en la terraza”, le contó.