Empieza la gala de Gran Hermano VIP con una concursante menos. Después de ser llamada al Confesionario, Belén Roca abandonó el concurso sin previo aviso alegando "motivos familiares", dejando a sus compañeros desolados y sorprendidos.

Artículo relacionado

Nada más empezar el programa, Belén ha entrado en directo con la voz rota. "Estoy muy mal" ha dicho. Y les ha recomendado a sus compañeros "que sean fuertes y que lo disfruten, que la vida son dos días".

Los motivos por los que ha abandonado el programa eran desconocidos hasta que Kiko Hernández ha leído un comunicado en el la familia informaba que la madre de Belén había enfermado repentinamente y que su estado se había agravado. La última frase de la sobrina de Cela ha sido reveladora y muy emocionada: "Les pido que recen por mi mamá".

Un triste final para el paso de una de las rubias más explosivas que ha visto Guadalix de la Sierra.

Artículo relacionado

Artículo relacionado

Artículo relacionado