Kiko Rivera está dispuesto en esta ocasión a ir a por todas. El dj no quiere quedarse en puestos de consolación en 'GH Dúo'. Su objetivo es la victoria y está intentando eliminar todas las distracciones y obstáculos posible hacia esta meta. Al menos, en cuanto a lo que está en su mano solucionar. Según ha desvelado María Patiño, el hijo de Isabel Pantoja se encuentra trabajando a contrarreloj para entrar en la casa de Guadalix con las cuentas saldadas en materia judicial.

Kiko tiene pendientes algunas citas judiciales este año y que coincidirían con su encierro en la casa de Guadalix. Entre ellas, el contencioso que mantiene con las Mellis, a quienes demandó acusándolas de "vulnerar su derecho al honor y a la intimidad" después de que Bibi afirmara en 'Socialité' que el artista se le había insinuado.

Artículo relacionado

La presentadora del programa afirmaba a pocas horas del arranque de 'GH Dúo' que "Kiko Rivera está intentando liquidar todas las cuentas pendientes que tiene judicialmente". Y en la voluntad del hijo de la tonadillera, el gesto más inesperado: "Estaría intentando llegar a un acuerdo con las Mellis, a las que tiene demandadas".

Patiño ha dejado caer que este no sería el único juicio que estaría intentando parar, ¿incluirán también en sus planes los contenciosos de su madre?

Este tipo de obstáculos Kiko sabe que afectarían al desarrollo del concurso y "no quiere que los juicios interfieran en GH Dúo y que le obliguen a tener que salir".