Se ha entregado al máximo. Francisco ha convivido, se ha peleado, se ha reconciliado, ha generado contenido y ha sobrevivido, que de eso se trata. Le hemos visto pescar y hacer el mejor arroz que se ha probado en ‘Supervivientes’, pero ayer por la noche el marido de Paca terminó su etapa en Honduras: fue el expulsado de la semana.

Artículo relacionado

El artista recibió de buen agrado la decisión de la audiencia, no obstante, él llevaba unos día algo bajos de moral e, incluso, llegó a hablar de abandonar. Ya estaba agotado.

francisco con su medalla

Uno de los momentos más duros durante su estancia en Honduras tuvo lugar cuando perdió su amuleto: su medallita de la virgen, que le acompañaba en su cuello desde hacía 20 años. Fue el mayor disgusto, creyó que tras eso perdería las fuerzas y se vino abajo. Con lo que no contaba era con el gesto de su mujer, que, tras ver a su marido llorando desconsolado, le compró otra medalla igual, se la llevó al Obispo de Valencia para que la bendijese, y se la hizo llegar a los Cayos Cochinos. Cuando ayer vio el presente, Francisco la llenaba de besos ¡al fin la volvía a tener de su lado! “Es el mejor regalo que me podéis hacer”.

Tras eso llegó la expulsión, y Francisco fue el ‘supervivientes’ menos votado para continuar siendo parte de la ventura.