Vestida con un sencillo vestido negro y peinada con un sobrio moño alto, la actriz acudió al bautizo del bebé de unos amigos y se mostró de lo más cariñosa y cómplice con el resto de niños que habían acudido a la ceremonia, tal y como podemos ver en la imagen.

La actriz, que hace apenas unas semanas paseaba su amor por su novio, Ernesto Argüello, por las calles de Marbella, vuelve a estar soltera de nuevo tras su reciente ruptura después de apenas cuatro meses de relación. Una ruptura que, según diversos medios, tiene su origen en varios factores: la distancia geográfica de la pareja -ella vive en Los Angeles y él en Miami- y la mala marcha de los negocios de Argüello, que podría haber visto en Longoria más que un asidero emocional una buena inversión.

Pese a todo, Eva Longoria sigue sonriendo y se divierte en compañía de amigos y los hijos de estos.