Tom Cruise ha recibido uno de los palos más grandes de su vida. La semana pasada perdía a su madre, Mary Lee South, quien fallecía a los 80 años después de muchos años lidiando con serios problemas de salud. El actor decía adiós a uno de los pilares más importantes de su vida y que se ocupó de él tras divorciarse de su marido, Thomas Cruise Mapother III, padre de Tom y de sus tres hijas. Mary Lee se mudó con todos ellos a Kentucky a empezar una nueva vida.

Artículo relacionado

Este fin de semana, el actor se reunía con sus hermanas Lee Ann DeVette, Cass Mapother, Marian Henry, y con familiares y amigos de Mary Lee para despedirla en una ceremonia oficiada en la iglesia de la Cienciología a la que acudía la exprofesora de Educación Especial, quien murió mientras dormía. Tom estaba muy unido a ella e incluso había acudido orgulloso a numerosas alfombras rojas del brazo de su madre.

La última vez que se la pudo ver en público fue dando un paseo por Clearwater (Florida) usando andador y necesitando bomba de oxígeno.