Desirée Rodriguez, más conocida como Desi, fue una de las concursantes más carismáticas y polémicas de la edición 14 de 'Gran Hermano'. Su desparpajo le hizo meterse en la final del reality aunque no consiguió alzarse como ganadora. Actualmente, su vida ha dado un giro de 180% y se encuentra totalmente arruinada. En declaraciones a El Español, la murciana ha desvelado que su mala situación económica es por culpa de su familia: "Estoy en paro, no tengo dinero y mi familia una vez más me da la espalda", ha reconocido al medio citado anteriormente.

Todo tiene su origen en el fallecimiento de Modesto, su padre, en el año 2017. Al parecer y según ha contado Desirée, su familia la presionó hasta límites insospechados para que renunciara a la herencia que le había dejado su padre: "Me dijeron que había más deudas que beneficios", ha contado. Además, sin ningún tipo de pudor, ha relatado que su madre comenzó una nueva relación sentimental y que a causa de eso "les dejó en la miseria más absoluta".

Artículo relacionado

La vida de Desi ha sido un continuo vaivén. Tras su salida de la casa de Guadalix de la Sierra, fue arrestada en una fiesta ya que tenía una orden de busca y captura por una denuncia previa que había interpuesto el también ex gran hermano, Antonio Tejado. E incluso llegó a estar unos días desaparecida.

Se atrevió a hacer cine para adultos, probó suerte en el mundo de la música y finalmente trabajaba limpiando casas.