Explosiva, sugerente, sensual... Muchos son los calificativos con los que definir la primera imagen que Irina Shayk ha querido compartir en su cuenta de Instagram al lado de su novio, el actor Bradley Cooper. No se les ven las caras, pero sí dos fantásticos torsos que serían la envidia de cualquier gimnasio y/o pasarela.  Con esta imagen, está claro que la pareja continúa viviendo su amor aunque algunos medios británicos, en su día, asegurasen que habían roto.

Artículo relacionado

La imagen, que en cuestión de horas ha dado la vuelta al mundo, muestra a la pareja en una piscina (¿o es un jacuzzi?) durante sus vacaciones en Santa Bárbara, California. Irina luce un bañador en color oscuro con un llamativo escote que apenas deja nada a la imaginación. A Bradley casi no se le ve, pero se le intuye, y se puede apreciar lo musculados que tiene los brazos y los pectorales.

¿Se animará Irina a colgar más imágenes de la pareja? Ojalá.

Artículo relacionado

Artículo relacionado

Artículo relacionado

Artículo relacionado