“Yo creía que flotaba”. ¿Y cuando se produjo ese efecto de creer que Paula Echevarría andaba sobre las nubes? ¡El día de su boda! Esa fue para ella su jornada más feliz, puesto que disfrutó de cada segundo de la celebración. Ahora se plantaría hacer una segunda, en plan renovación de votos, para invitar a algunos amigos que entonces se quedaron fuera de la lista porque no tenían tanta relación como ahora. Es más, puede que esta segunda boda la veamos antes que a ella embarazada. Para la actriz y su marido, David Bustamante, con una basta.