El juicio por la doble filiación de los hijos de Miguel Bosé y Nacho Palau debía celebrarse el próximo 24 de marzo. Sin embargo, las excepcionales condiciones sanitarias que está viviendo el país, han llevado a las sedes de los juzgados a cerrar sus puertas hasta que el estado de alerta sea retirado, según ha publicado el portal Informalia.

Es por este motivo que Miguel Bosé y Nacho Palau deberán esperar a una nueva fecha para la celebración del juicio que les enfrentará por el delicado tema de sus dos parejas de gemelos.

Artículo relacionado

A raíz de la separación del cantante y el escultor, tras 26 años juntos, los gemelos Diego y Tadeo se quedaron a vivir con Miguel Bosé, que se trasladó a vivir, primero a Panamá y, después, a México, donde reside actualmente; mientras que los dos otros niños, Ivo y Telmo, siete meses más pequeños que la otra pareja de gemelos, viven con Nacho Palau y la madre de este en Chelva, un pueblo de Valencia.

Los cuatro niños, mientras sus padres vivieron juntos, se criaron como hermanos y mantenían el mismo nivel de vida, gracias a los considerables ingresos de Miguel Bosé. Con la ruptura, no obstante, los niños que se quedaron con Nacho Palau han visto su nivel de vida rebajado considerablemente, hasta el punto de que, según parece, viven con ciertas estrecheces económicas, ya que Palau no tiene un trabajo estable.