¡¡MIAU!! Conocemos la identidad de quien ha dejado a Miley Cyrus hecha un ecce homo, llena de magulladuras, arañazos y heridas por todas las partes de su cuerpo.

Artículo recomendado

Miley Cyrus y Alicia Keys fichan por 'The Voice'

Miley Cyrus y Alicia Keys fichan por 'The Voice'

Se trata, nada menos, que… ¡de un gato!. Un felino que ella tacha de ‘gatito’, pese a arañar como un tigre de bengala. ¿Pero qué estaba haciendo con él? Lo más probable es que estuviera tratando de hacerse un selfie con el minino, pero este se cansó de las poses y cortó de raíz la improvisada sesión de fotos.

La artista últimamente está más activa que nunca con las cuestiones animalistas. Siempre ha sido una gran defensora de estos, pero ahora tiene la vena contestataria más marcada. Solo en casa tiene seis perros, cuatro gatos, dos caballos y un cerdo. El arca de Noé en comparación con su hogar se queda en nada… Además, últimamente trata de concienciar a todos de lo bien que se siente uno siendo vegano. Miley no quiere llevarse nada a la boca que tenga procedencia animal, por lo que en su cocina encontraremos mucha verdura, aguacates, arroz integral o leche de soja o de almendras.

Su conciencia animal le pone algunos problemas a la hora de comer fuera de casa, por eso se está convirtiendo en una chef veggie. Ahora es ella la que cocina sus propios platos y sabe la procedencia de cada uno de los ingredientes que emplea.

Su implicación con los animales es total, y estos pequeños ‘encontronazos’ con ellos pues se los toma como meros gajes del oficio...

Artículo recomendado

La idílica vida de Raquel del Rosario en Los Ángeles

La idílica vida de Raquel del Rosario en Los Ángeles

Artículo recomendado

Paulina Rubio y su espectacular caída, más otros 'trompazos' celebérrimos

Paulina Rubio y su espectacular caída, más otros 'trompazos' celebérrimos

Artículo recomendado

Alejandra Prat homenajea a su padre, Joaquín

Alejandra Prat homenajea a su padre, Joaquín

Artículo recomendado

¿Tienes suficiente hierro? La clave es saber aprovecharlo

¿Tienes suficiente hierro? La clave es saber aprovecharlo