Los herederos de los Beckham, Tom Cruise, Nicole Kidman o Johnny Depp se han hecho mayores y ya pasean solos –o muy bien acompañados– sin sus padres. Forman parte de una nueva generación de celebridades, aunque ellos no hayan buscado esa fama.