Aunque ella ya tenía claro que quería ser actriz, fueron sus padres, él enfermero y ella auxiliar de enfermería, los que la animaron a acabar la carrera de enfermería. Hoy, gracias a ellos, en plena pandemiaClara Alvarado, de ‘La casa de papel’, se siente inmensamente feliz de poder ayudar como enfermera en un hospital de Madrid.

Jamás ejerciste. ¿Te ha costado retomar la enfermería?

Era consciente de mis limitaciones, no podía estar en la UCI o urgencias. Estoy en un hospital en una planta de medicina interna de pacientes positivos en Covid-19.

¿Has tenido miedo?

Sientes un poco de miedo a lo desconocido pero también algo muy potente dentro de ti, como un motor de querer ayudar, con muchas ganas.

¿Qué es lo más duro?

La vuelta a casa después de la jornada. De repente, cojo el coche y me veo en una carretera vacía y cuando llego a casa... El termómetro del día es salir y toparte con la cruda realidad. También es duro ver a pacientes que se pierden, que se van, pero tengo que decir como mensaje de optimismo que estamos teniendo altas, altas de pacientes de 80 años. El otro día se fueron dos mujeres de 80 años. Vinieron sus hijos a buscarlas y todo el mundo aplaudiendo.

¿Tu mensaje en estos momentos es de esperanza?

Sí, no hay otra. Saldremos de esta. Quedará en un mal sueño con unas terribles consecuencias, pero hay que seguir adelante.

Texto: Sílvia Quiroga

Clara Alvarado

->Podrás leer la entrevista completa con fotos en exclusiva en tu revista Lecturas.