Tras la muerte de Felipe de Edimburgo, el título de duque de Edimburgo ya tiene nuevo dueño: será su hijo el príncipe Eduardo el que herede este nombramiento, que ya es conde de Forfar, título que le fue concedido por su madre 2019 para usar en Escocia. Sin embargo, este nuevo reconocimiento no se realizará de manera inmediata.

Artículo recomendado

Funeral Duque de Edimburgo: todos los detalles del último adiós al marido de Isabel II

Funeral Duque de Edimburgo: todos los detalles del último adiós al marido de Isabel II

Felipe recibió la distinción en 1947 cuando se casó con la por entonces princesa Isabel. Su muerte supone el traspaso de tu título a otro miembro de la Familia Real británica, que será el hijo menor del matrimonio, el príncipe Eduardo. Una sucesión que fue anunciada en 1999, cuando el príncipe contrajo matrimonio con Sophie Rhys-Jones, siendo ya conde de Wessex.

Príncipe Eduardo
Gtres

Sin embargo, la herencia del título no se realizará de manera inmediata, y es probable que no se haga efectiva hasta que el príncipe Carlos, hermano mayor de Eduardo, acceda al trono. Será entonces cuando él podrá convertirse en duque de Edimburgo. Su mujer Sofía se convertirá entonces en la duquesa de Edimburgo, un título de cortesía que ostentaba la reina Isabel II.

Tal y como se indica en la Carta de Patentes emitida cuando el rey Jorge VI le dio a Felipe el título en 1947, el príncipe de Gales lo podría heredar después en calidad de hijo mayor. La decisión de dárselo al hijo menor de Isabel II se tomó en reconocimiento a su trabajo y compromiso con el Premio del Duque de Edimburgo, del cual es fideicomisario y presidente.