La relación de la princesa Marta Luisa de Noruega y Durek Verret no deja de sufrir ataques que, pese a ser incesantes, no hacen más que reforzar su amor. La pareja se ha enfrentado a críticas por parte del pueblo noruego, a negativas de la propia Casa Real, ha rumores, acosos e incluso blasfemias y polémicas legales por parte de las exparejas del chamán.

Artículo relacionado

Sin embargo, ellos se consideran "almas gemelas" y han sido muchísimos los mensajes de amor y apoyo que se han enviado públicamente a través de sus redes sociales, dando a entender que seguirán juntos contra viento y marea.

Tras pasar unos días juntos gracias a la visita que Durek le hacía por sorpresa a la princesa por el día de su cumpleaños, la pareja ha vuelto a sufrir un golpe, en esta ocasión proveniente de Tiana Griego, exmanager del curandero. "Durek ha controlado toda mi vida. Era como ponerse celoso de cualquier cosa que le robara la atención. No se me permitió iniciar una historia de amor seria ni criar a mi hijo. Se trataba de Durek", ha reconocido en una entrevista con Se og Hør.

La mujer ha asegurado que incluso algunos antiguos clientes le tenían miedo al chamán. "He visto tantas cosas raras y también escuché tantas historias. No hay duda de que Durek ha ayudado a la gente. Pero otros han tenido experiencias negativas. No entraré en detalles y, lamentablemente, ninguno de ellos se atreve a dar un paso al frente y contar por lo que pasaron. Tienen miedo de Durek".

Ahora, Tiana Griego le pide a otras "víctimas" que se defiendan de la pareja de la princesa Marta Luisa: "Si has tenido malas experiencias con Durek Verrett, también debes contactarnos. Mucha gente piensa que Durek es una persona increíblemente cariñosa y cálida. Pero no lo es", afirma en un intento de movilización social.

No se trata de la primera vez que alguien hace este tipo de comentarios con respecto a Durek Verret. Hank Greenberg, quien mantuvo una relación con el chamán de 2007 a 2015, aseguró que era violento. "Durek me atacó. Me estranguló y me tiró al otro lado de la habitación (...). En retrospectiva, pensé que podría lastimarme mucho más. Después de todo, es el doble de mi tamaño", recordaba temeroso. Unas acusaciones que, a pesar de no tener pruebas ni evidencias claras, se van sumando y perjudicando la fama del reconocido curandero.